Uncategorized 

LA OFICINA DEL TRADUCTOR

Como todo profesional, el traductor también necesita una oficina, un espacio proprio por pequeño que sea, pero que sea cómodo y donde estemos a gusto.

Si eres traductor profesional independiente o bien ofrezcas tus servicios a una agencia de traducción, quizás esto sea de tu interés.

Invertir en tu oficina, nunca será un gasto de más, porque estarás cómodo y repercutirá en el beneficio de tu salud y en tu productividad.

Si bien es cierto que un traductor puede trabajar desde la comodidad de su casa en el horario que le sea más conveniente, y quizás vistiendo su pijama más cómoda, también es cierto que pasa largas horas frente a su computadora escribiendo o revisando miles de palabras al día, haciendo un sin fin de clics sobre el ratón para poder realizar su trabajo. Realizar tareas repetitivas durante largos periodos de tiempo puede causar todo tipo de enfermedades de acuerdo con el Centro Canadiense de Salud y Seguridad Ocupacional.

La misión de la ergonomía en el trabajo es justamente cuidar de todos estos factores para que el cuerpo no sufra al trabajar. Un ejemplo de esfuerzos no necesarios es el estirar el brazo más de lo que se debe y de manera repetida para alcanzar las herramientas de trabajo. Entre las posibles lesiones que podemos presentar están:

  •  Túnel carpiano
  •  Dolores en la espalda
  •  Dolores en la cintura baja (área lumbar)
  •  Dolores en el cuello
  •  Problemas circulatorios
  •  Molestias visuales
  • Falta de riego sanguíneo sobre todo en las piernas

 

No olvidemos que cuando traducimos nos concentramos tanto que olvidamos nuestra postura. Tenemos entonces que hacer un esfuerzo consciente por rescatarnos de esa postura que puede lesionar nuestro cuerpo. Por tanto, mantener una buena postura es indispensable.

Veamos como con pocos recursos podemos invertir en nuestra oficina para nuestra comodidad.

La iluminación: De preferencia, elegir para la iluminación del lugar de trabajo lámparas fluorescentes de luz blanca ya que incrementan la concentración y productividad.

La ventilación: La ventilación natural sin duda es la mejor, pero en esos días de gran calor los ventiladores son una opción económica, fáciles de colocar y usar, y tienen distintas potencias y velocidades para ventilar eficientemente tus estancias. Si tu presupuesto es mayor puedes optar por un aire acondicionado. Si resides en un país frio, asegúrate que en tu habitación destinada para trabajar, o mejor dicho tu oficina, cuente con calefacción.

La silla: Debemos buscar una silla que sea cómoda e idealmente una con ruedas que te permita regular la altura del asiento, la altura y la inclinación del respaldo, que disponga de reposabrazos, apoyo lumbar y bloqueo del contacto permanente del respaldo. Al regular la altura de la silla, ten en cuenta el plano de la mesa, no el suelo, y que tu postura debe permitirte relajar los hombros, mantener las muñecas a la altura de los codos en línea recta, y apoyar los pies en el suelo con los muslos en ángulo de 90º con las pantorrillas y la espalda.

La mesa o escritorio: debe ser amplio que nos permita suficiente espacio para tener a mano todos nuestros recursos: libros, diccionarios, textos de documentación entre otros, pero no olvides que el monitor de tu computador debe ser el punto central.

La computadora: Debes elegir una con la que te sientes más cómodo, hay quienes prefieren las desktop hay quienes prefieren las laptops, en lo personal prefiero una de escritorio. Hay traductores que se sienten mejor con una sola pantalla, hay quienes prefieren una doble, lo importante es que la mantengas a unos 50 – 55 cm de distancia en una posición perpendicular a las entradas de luz para evitar reflejos y no se te dañe la vista.

El ratón: sería mejor utilizar uno sobre una alfombrilla con apoyo de silicona para la muñeca o uno inalámbrico, que te permitía cambiarlo de sitio, e incluso usarlo sobre las piernas o cambiar de mano, para descansar el brazo.

Los accesorios: es una gran ventaja invertir en impresora, scanner, copiadoras, pues si dependes de un local, puede que este esté cerrado en el momento en que más lo necesitas.

Software y programas especiales: Poco a poco puedes adquirir softwares especializados para traductores los cuales serán de gran ayuda como las famosas CAT tools, programas de edición, de revisión, de diseño – todo esto resulta de mucha utilidad. Recuerda que muchas agencias de traducción piden como requisito indispensable el uso de CAT tools.

La papelería: el papel bond siempre es muy útil, además de los sobres en distintos tamaños, carpetas para entregar documentos y no olvides tu papel membretado. ¡Es una forma de hacerte publicidad!

Los cajones o archivadores: son muy útiles para mantener nuestros registros, documentos elaborados o recibidos todo en una manera muy organizada.  En lo posible, procura sea uno con llave, así nuestros documentos estarán más seguros.

La librera o estantería: esto sin duda es de gran utilidad. Aquí podemos almacenar nuestros libros, enciclopedias, diccionarios y los muchos recursos que como traductores tanto utilizamos los cuales puedes clasificar por materia para que sean fácil de encontrar.

La decoración: esto será siempre a tu gusto, puedes adornar con cuadros, con mapas, con relojes e incluso clocar una hermosa planta que será siempre tu compañía mientras estas trabajando. No solo adornara tu ambiente sino también lo purificará. No te olvides del calendario y un planificador – de esa manera puedes ser más organizado y administrar mejor tu tiempo.

No necesitamos mucho presupuesto, solo necesitamos ser organizados para hacer de nuestro lugar de trabajo uno acogedor, cómodo y sobre todo, adoptar practicas/hábitos seguros ¡lo primero es la salud!

 

 

 

 

 

 

Facebook Comments

Related posts